Invencibles en pandemia

Familias Invencibles

   Mirando al futuro inmediato, algunas pistas para avanzar -como Fraternidad de Familias Invencibles– en los próximos meses:

  1. Favorecer las dinámicas internas de cada familia. Dentro de la familia sigue habiendo vida, pruebas, alegrías, oración familiar… FFII ha de llegar al corazón de la familia, de tu familia; has de cuidar y estar vigilante ante el proceso que está viviendo tu familia. Está también la posibilidad de acercarse a otra familia amiga: mantener cercanía y vivir experiencias de fe y fraternidad entre dos o tres familias de manera más espontánea.
  2. Las zonas de FFII pueden -incluso con las restricciones por la pandemia- mantener actividad; reinventarnos y no estar esperando a que vuelva la normalidad de antes. Se pueden programar actividades online, oraciones, tiempos de formación, encuentros después de una Eucaristía, juegos al aire libre… Se trata de cuidar a los cercanos y de reforzar los vínculos
  3. Recuperar y profundizar en la importancia de «acoger«: ¿Cómo hacer nuestra familia y nuestro grupo más acogedor a todo tipo de familias? La misión de nuestra Fraternidad es hacerse espacio de acogida, fraternidad y esperanza para toda(s) la(s) familia(s).
  4. Emplear la tecnología al servicio de la fraternidad y de la evangelización

               ¡Unidos en el Amor!  Porque el futuro de la Iglesia se juega en el día a día de nuestras familias. Y las familias necesitamos fortalecernos: crear espacios de fraternidad donde se descubran nuevos horizontes y se afiance la Vida en el Espíritu, haciéndose más concreta y real. De forma aislada, no se puede vivir en el mundo sin ser del mundo. Es en la comunión fraterna como cada familia se ve fortalecida e impulsada en su vocación.

 

No se admiten más comentarios