Crónica EdV19

        El XIX Encuentro de la Fraternidad de Familias Invencibles celebrado en Castellón durante los días 16 a 21 de agosto con el lema  “Hoy quiero hospedarme en tu casa” ( Lc 19,1-7) ha contado  con la participación de un total de 85 familias de diferentes tamaños, edades y realidades, siendo el encuentro más numeroso que se ha celebrado hasta ahora. Destaca la participación de 20 familias de la Comunidad Valenciana, y otras tantas de la Comunidad de Madrid que igualan en número, le siguen las comunidades de Murcia, Galicia, Extremadura,  Andalucía, País Vasco y Cataluña. Unas 15 familias acudían por primera vez. El encuentro ha propiciado un avivamiento de la llamada que hace Dios a cada familia, tanto hacia su interior como en su misión hacia afuera. Dios renueva cada familia en los distintos procesos y dinamismos que vive. Muchas familias vienen con cargas
pesadas y todos traemos heridas. Estos días los hemos vivido en clave de acompañamiento.
La celebración eucarística, la formación, los talleres para jóvenes, adolescentes y niños, el compartir, la alabanza y la adoración (incluida la adoración continua durante 48 horas) han permitido que el Espíritu Santo abra nuevos caminos en nuestras familias.
       Durante este tiempo reconocemos nuestras cruces y carencias pero sin dejar de buscar y vivir el sueño de Dios para nosotros y nos afianzamos en la alianza de Dios con y en nosotros desde el principio de nuestro compromiso esponsal. Cada familia se lleva uno o varios momentos que intentarán marcar aunque sea un pequeño cambio en nuestras familias para que el plan de Dios se vaya cumpliendo  en nosotros. El Desierto, la Basílica del Lledó, la playa y Benicassim han sido escenarios donde nos hemos visto  envueltos por la misericordia de Dios y llenos de esperanza para expresar que con Dios en nuestra familia todo es posible. Y una certeza en el corazón: Familia ¡no estás sola!
      Podemos cantar con el salmo “¡El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres!” (Sal 125). Veníamos como Zaqueo para que el Señor se hospedara en nuestra casa y hemos experimentado como no sólo ha entrado a morar (Ap 3, 20) sino que ha ensanchado la tienda (Is 54, 1-3). Damos las gracias a todos los sacerdotes que son sus palabras proféticas y con su ministerio nos han acompañado, también gracias a la Residencia Mater Dei por su acogida y las facilidades para celebrar el Encuentro. Familias Invencibles se mueve por toda la geografía, pero es posible que los planes de Dios vuelvan a coincidir con Castellón el próximo verano. ¡Alabado sea el Señor!

Familia Sánchez Espiga

– FOTOS y VÍDEOS del ENCUENTRO –

 

No se admiten más comentarios