Vivir en vuestra PARROQUIA

Hoy quiero hospedarme en vuestra parroquia con vuestra familia: «Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la esperanza de la vocación a la que habéis sido convocados. Un Señor, una fe, un bautismo. Un Dios, Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos» (Ef 4, 4-6).

Nuestra pequeña Iglesia doméstica, nuestra familia, junto a otras familias, pequeñas Iglesias domésticas… juntos en la Iglesia, alimentándonos y viviendo de un mismo Padre, de un mismo Hijo y de un mismo Espíritu, unidos en una misma fe.

Gracias, Señor, por constituirnos en familia, en grupo, en comunidades. Porque es, a través de ellas, donde podemos verte en el otro, te manifiestas en el otro, y podemos servirte en el otro. 

(Día 9 de agosto)


Hoy Cristo quiere salir de Jericó contigo, con tu familia, quiere hospedarse en tu casa, en tu matrimonio, en tus hijos, en la familia, en el trabajo, en el estudio… en toda vuestra vida.

Queridas familias: Cristo os invita a disfrutar de su presencia viva, de su presencia que hace fiesta para vosotros este año, aquí en Jericó: Seminario Menor Diocesano Mater Dei .

No se admiten más comentarios