La familia vive la prueba

Una profunda enseñanza que Montse, de la Comunidad de Caná, impartió en el Encuentro de Invierno de Familias Invencibles en Madrid

Antes o después nuestras familias viven la prueba. El sentido de nuestras familias no es sobrevivir, no es luchar por mantener el trabajo, conservar una calidad de vida aceptable… El objetivo de nuestra vida es la VIDA EN PLENITUD; por eso la prueba es el cauce apropiado de Dios para que nuestra vida sea en plenitud.

Prueba no es tentación. De la tentación hay que huir, a la prueba hay que mirarla cara a cara. Si a nuestra familia no nos visita la prueba ¿qué nos pasa?… ¡que nos acomodamos!
Hay que confiar más en la benevolencia de Dios para caminar en la madurez.

El viaje de fundar una familia es un camino difícil y arduo, donde los primeros actores somos los padres. Para nuestro viaje Dios nos tiene que dar don de discernimiento para tomar decisiones valientes y “dolorosas” y estar atentos a la buena vida de nuestros hijos para adelantarnos a los peligros que nos puedan quitar la buena vida y la esperanza de Dios para ellos y para nuestra familia.

Enseñanza completa, aquí:

No se admiten más comentarios