Sal y luz

 .
Celebramos en la Parroquia San Bernardo de Combarro el Encuentro de Familias Invencibles de Galicia, donde fuimos acogidos por el párroco Santiago Núñez con su característica generosidad y  amabilidad. El lema del Encuentro fue: “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo“ (Mt 5, 13 -16) y tuvo lugar el sábado 11 de febrero.
El primer acto consistió en una alabanza y oración llevada por el ministerio de música , donde todos  participamos. A continuación tuvimos una bella enseñanza dirigida por nuestros hermanos Ingrid y  José Antonio, en la cual nos explicaban la gran importancia de ser y llevar la luz de  Cristo al mundo. Porque no somos llamados a ser luz o sal; es que ya lo somos, como dice el Evangelio. 
En la enseñanza hicieron una pequeña dinámica con los niños: Ingrid tenía dos cuencos de patatas, uno con sal y otro sin ella y les pedía a cada uno que las  probasen y que nos dijeran a todos cuál les gustaban más (hubo alguno que le gustaban todas). 

Al acabar la enseñanza, nuestra hermana Marga nos presentó una dinámica muy divertida y también de rapidez mental, que consistía en decir -por equipos- elementos, personajes, profesiones o parábolas sobre temas bíblicos; si la memoria no me engaña, creo que ganó el equipo 1. Era muy bonito percibir la armonía y la complicidad de los niños, los cuales ganaron chuches . 

A las siete y media empezó la fiesta a la que todos los cristianos estamos llamados a participar: la Eucaristía, presidida por el Padre Santiago. Antes de empezar, todos recibimos una vela, se encendió el Cirio Pascual… y de su luz se fueron encendiendo las velas, las cuales fueron bendecidas. El sentido de la vela es que se consuma de amor y  dé luz . 

Al acabar, compartimos con los hermanos de Combarro una merienda donde todos pudimos conocernos más, charlar y hacernos comunidad.

Rocío Pérez y Javier Tomé

Comentarios cerrados.