¿Quiénes somos?

Somos una fraternidad de familias cristianas católicas del siglo XXI que hemos experimentado la acción renovadora del Espíritu Santo en su Iglesia y su gracia poderosa en el Sacramento del Matrimonio haciendo de nuestros hogares verdaderas Iglesias domésticas en las que se vive la oración en común, la hospitalidad, el servicio y la evangelización.

Surgimos en el seno de la Iglesia de España al comienzo del tercer milenio, como una respuesta a la insistente llamada del Papa Juan Pablo II en favor de la evangelización de la familia y una llamada a vivir nuevos caminos en la espiritualidad familiar, para ser testigos de que Cristo vive y es la salvación del mundo y de las familias hoy.

Porque el futuro de la Iglesia se juega en el día a día de nuestras familias. Y las familias necesitamos fortalecernos: crear espacios de fraternidad donde se descubran nuevos horizontes y se afiance la vida en el Espíritu, haciéndose más concreta y real. De forma aislada, no se puede vivir en el mundo sin ser del mundo. Es en la comunión fraterna, como cada familia se ve fortalecida e impulsada en su vocación.

Somos personas de muy diferente edad, procedencia, condición socioeconómica, nivel cultural, capacidad física e intelectual, etc. Estamos en Galicia, Asturias, Castilla-León, País Vasco, Madrid, Valencia, Murcia, Andalucía, Cataluña y Extremadura.

Una buena parte pertenecemos a la Renovación Carismática Católica de España (RCCE). Otras participamos en Grupos de Oración de la RCCeE o formamos parte de Comunidades Carismáticas. Y hay familias que simplemente estamos comprometidas en nuestras parroquias o procedemos de otros movimientos eclesiales.

Las familias que vivimos cerca (en la misma ciudad o comunidad autónoma) solemos reunirnos con frecuencia para orar, dialogar, compartir y celebrar.

No tenemos, hasta el momento, ningún tipo de estatuto, organización ni estructura de dirección o coordinación. No hay cuotas ni aportaciones económicas. Cuando nos reunimos, cada familia paga sus gastos pero manteniendo un principio de solidaridad y compartir de bienes, favoreciendo económicamente a niños y familias numerosas. Siempre que es posible, unas familias acogemos a otras en nuestras casas, de modo que cada familia tiene casas por toda España.

¿Tienes preguntas? Escríbenos a: Familias Invencibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *