«¡Volved a la vida, familias! ¡Volved!»

«Porque el Señor ama a su pueblo» (Sal 149, 4)

Queridas familias que un año más vais a celebrar juntas el Encuentro de Verano de Familias Invencibles:

Nos dice la Palabra que nos convoca: «Porque el Señor ama a su pueblo» y continua la Palabra del Salmo: «Y adorna con la victoria a los humildes». Estamos saliendo de la pandemia del COVID. Ha sido un tiempo de confinamiento, dolor y sufrimiento. El Señor no nos ha dejado solos en el confinamiento, ni en nuestro dolor y sufrimiento. Él  lo ha vivido con nosotros y ciertamente nos ha amado. Ante este próximo Encuentro de familias, el Señor ya nos anuncia lo que nunca ha dejado de hacer con nosotros, con nuestras familias: «El Señor ama a su pueblo», y en este Encuentro quiere adornar nuestras casas, nuestras familias, con la victoria, con la victoria de la vida, con la victoria en los humildes.

El Señor nos da otra Palabra, para alentar a su pueblo, para decir a su pueblo, a nosotros familias amadas del Señor: «¡Volved a la vida, familias! ¡Volved!» (Palabra profética). Las palabras del profeta Isaías nos llevan a esta vuelta a la vida… «El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrará la estepa y florecerá, germinará y florecerá como flor de narciso, festejará con gozo y cantos de júbilo. Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón. Contemplarán la gloria del Señor, la majestad de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, afianzad las rodillas vacilantes; decid a los inquietos: ‘Sed fuertes, no temáis. ¡He aquí vuestro Dios! Llega el desquite, la retribución de Dios. Viene en persona y os salvará’» (Is 35, 1-4)

La llamada de Dios es: ¡Familias, salid del desierto, germinad de nuevo, floreced, festejad con cantos de júbilo! ¡Contemplad la gloria del Señor, la gloria del que “ama a su pueblo”, vivid la majestad de vuestro Dios! ¡Fortaleced vuestras familias, afianzaros, no vaciléis! Decíos, familias, unas a otras: “Sed fuertes, no temáis”. ¡He aquí vuestro Dios! Él viene en persona y os salvará.
 .
Queridas familias: oramos por vosotras, nos gozamos en el amor con el que “Dios ama a su pueblo” y unidos con todas vosotras, familias amadas del Señor, decimos: ¡Ven, Espíritu Santo¡Ven!
Elena Centeno, Rosa Sánchez,  Miguel Castaño
Ministerio de Intercesión
Comunidade Caná

Comentarios cerrados.