Dios actúa entre nosotros

 
    Este sábado 8 de Febrero de 2020 nos hemos reunido en Moaña, en la rectoral de Tirán, varias familias de diferentes nacionalidades: españoles, venezolanos, portugueses, uruguayos, colombianos, hondureños y estadounidenses.
   Realmente fue un Encuentro con una gran espiritualidad para alabar a Dios a través de cantos y oraciones en donde niños y adultos conjuntamente participamos.
    Cada Encuentro es simplemente más revelador y bendecido que los anteriores, pues se vive una experiencia distinta en cada uno. El amor, el cariño, la familiaridad que se siente, que vivimos… es, sin duda alguna, una gozada.
     En la dinámica de este Encuentro vivimos la experiencia de cómo el amor de Dios es capaz de sanar cada grieta, cada manchita, cada pedacito de nuestro corazón, porque simplemente Él nos ama tal y como somos, sin juzgarnos. Porque Él es un Dios VIVO que ama sin juzgar; en cambio quienes muchas veces juzgamos somos nosotros mismos como seres humanos. Cuando pasa esto nos sentimos tristes, deprimidos, angustiados, etc. y es porque estamos sin la presencia del
amor de Dios en nuestras vidas. Él, como Dios, es quien nos mantiene alegres, enérgicos, caminando firmes y seguros en el recorrido de este camino de la vida.
     En cada experiencia que tenemos en la vida, buena o no tan buena, Dios siempre está con nosotros para sostenernos, ayudarnos y caminar junto a nosotros como huellas en las arenas. Muchas veces, esperando a que le abramos la puerta de nuestro corazón para entrar y quedarse.
      Caminando junto a Dios nunca perdemos. Al contrario, siempre ganamos, porque el perder no existe cuando se está en la presencia de Dios; al contrario, se aprende. Entonces podemos decir que se gana y se aprende en el transitar de la vida con Dios.
      Para dar cierre a la primera fase de este Encuentro de Familias Invencibles, lo hacemos a través de una linda historia de una virgencita traída por José y Paqui de cómo llego esa Virgen a las manos de Paqui. Alrededor de una mesa con hermosas flores para la Virgen y los niños a su alrededor ,rezamos 2 misterios del Rosario: la Encarnación y el Niño Jesús perdido y hallado en el Templo. Cada uno de los niños rezaba un avemaría y los padres dábamos respuesta a la oración. Hermoso cierre de la primera fase de este día con este maravilloso rosario para la Virgen María. Sin duda alguna, una gran experiencia mariana que nos regalaron José y Paqui acompañados de un fondo musical… junto a la luz de nuestro Señor, nuestra madre La Virgen María.
          Luego de alabar y orar a Dios, pasamos al momento de la merienda, en el cual gracias a una integrante de familias invencibles, quien trabajo para los peques una cantidad de disfraces hermosos para cada niño, y observando en sus rostros esa gran sonrisa y alegría al ver cómo les quedaba cada disfraz que escogían cada uno de ellos, era de ensueños. ¡Gracias, Margarita! Que esta hermosa acción llena de amor para los niños de Familias Invencibles, se te multiplique en bendiciones. La felicidad de los peques es el reflejo del hogar.
        También quiero agradecer a otra integrante de Familias Invencibles por aportar -como familia que somos- unos vestidos para dos niñas que realizarán la Primera Comunión este año. Gracias por lo que implica en amor este gesto. No puedo dejar pasar este momento; fue muy especial. Sobre todo para las niñas y madres que estábamos allí presentes. Susana, ¡que se te multiplique en bendiciones para ti y toda tu familia!
       A continuación, se realiza otra actividad donde los niños y padres son separados para continuar con una hermosa experiencia de amor y aprendizaje que nos tiene Dios. Este fue un momento de alto impacto al ver cómo Dios actúa en nosotros en las relaciones personales e interpersonales y ver la manera tan hermosa, sutil y bendecida que nos habla, nos guía, nos cuida, nos muestra, nos explica, nos enseña, nos bendice, nos ama, nos aclara, nos convierte, nos espera, nos sostiene a través de nuestros hermanos, palabras y testimonios. ¡Qué grande es el amor de Dios!
      Y para culminar el Encuentro, nos dimos cita nuevamente en el gran comedor de la rectoral de Tirán todos los integrantes de Familias Invencibles para compartir una deliciosas pizzas, ensaladillas, churrascos, jugos, refrescos, vinos, entre otros, pero no sin antes celebrar el cumpleaños de tres integrantes quiénes son Margarita, José Antonio y Tony cantando el cumpleaños a todo pulmón lleno de mucho aire de amor, alegría y bendiciones para cada uno de ellos. ¡Feliz cumpleaños para cada uno de ustedes, FAMILIA!
Katiuska

 

Comentarios cerrados.