El anticipo de la Pascua

El 23 de marzo de 2024, sábado, víspera del Domingo de Ramos, nos hemos encontrado nuevamente las Familias Invencibles de Galicia en la rectoral de Tirán (Moaña).

Desde hace tiempo deseábamos tener una ADORACIÓN en FAMILIA ante el Santísimo; y cuando el sueño del hombre coincide con el de Dios, Él nos hace partícipes de su vida de Amor. El Señor nos visitó en la casa de Tirán a través de nuestro padre Santi… ¡Menuda sorpresa!

Lo primero que nos dijo el Señor después de una alabanza fue: “Soy vuestra ayuda”. Y así, familia por familia, nos acercamos a Él, llevamos nuestras pobrezas y necesidades. En forma de flor, fuimos entregándole a nuestros hijos, a los presentes y a los que no están con nosotros.

Isa de Nando dio testimonio de cómo Dios le cambió la mirada sobre sus hijos: “No son los hijos que yo pensaba, aunque sí son los mejores hijos para mí”. Todos nos reconocimos y acogimos esta realidad, al punto que los hijos presentes vinieron a orar por sus padres. Es una experiencia de sanación para la familia: amar lo que Dios nos da, sabiendo que es lo mejor para nosotros. Se proclama la lectura de Filipenses 2, 5-11: “Tened entre vosotros los mismos sentimientos de Cristo… /…sino que se despojó de sí mismo”. Nos llama a cambiar el pensamiento, la mirada, la actitud… para morir al hombre viejo, anticipo de la Pascua. ¡Gracias Señor!

En este clima continuamos con el testimonio de Rocío y Javier: 23 años casados y dos hijos, Mateo e Isa. En primer lugar nos comparten su experiencia de estos años desde el noviazgo hasta este momento actual. Comienzan diciéndonos: “Somos un matrimonio frágil”. A partir de aquí, nos han ido relatando cómo, en su fragilidad, Dios los ha ido sosteniendo y fortaleciendo por todas las situaciones que pasa la familia; cómo han sido ayuda uno para el otro y, en medio de sus dificultades, se han fortalecido. Rocío les hablaba a nuestros jóvenes sobre la importancia de la elección y el tiempo de noviazgo. Una gran enseñanza de vida para nuestros jóvenes. Terminaron diciéndonos que el matrimonio tiene una llamada a trabajar juntos, a fortalecerse juntos, a servir juntos. Este testimonio nos reafirma en la palabra de Pablo a los Corintios: “Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad”. Así que muy a gusto me glorío de mis debilidades para que resida en mi la fuerza de Cristo” (2Cor 12, 9). ¡Lo hemos visto en Rocío y Javier!

A partir de aquí y con esta alegría… comenzamos un juego en familia que nos trae Katiuska, parecido a la Oca, con el recorrido de la vida de Jesús. Y continúa la fiesta con una cena compartida en familia en la que apreciamos los dones culinarios que Dios reparte entre los hermanos.

Paqui y Jose – Pascua 2024

Comentarios cerrados.