La alegría del ENCUENTRO

El pasado 17 de junio hemos celebrado en la Rectoral de Alba (Pontevedra), con el hermano Carlos María, nuestro último Encuentro de curso 2022-2023. Han transcurrido más de 100 días, y hoy, sábado 30 de septiembre, nos volvemos a encontrar, esta vez en la Rectoral de Tirán (Moaña), para comenzar el curso 2023-2024. ¡Gloria a Dios!

Los jóvenes han crecido y los mayores… menos.

Hoy comenzamos el Encuentro con la oración bajo la mirada del salmo 103 (102). En los primeros versículos nos dice: “Bendice al Señor, alma mía, nunca olvides sus beneficios”. Y, como esto va de no olvidar esta presencia de Dios, recordamos en estos 100 días tantas y tantas bendiciones…

Eva y Nacho con Claudia y Gilberto, se comprometen y forman un nuevo Equipo de Servicio de FFII Galicia. ¡Aleluya! Y, además, hemos vivido oposiciones, santos, cumpleaños, comuniones, bodas, bautizos, enfermedades, fallecimientos, nacimientos, sacerdotes que cambian de destino, cambios de residencia, cambios de trabajo, cambios de curso, peregrinaciones, vacaciones con la familia; conocimos nuevas personas, nuevas empresas, casas abiertas, acogidas de hijos, Jornada Mundial de la Juventud, Encuentro de FFII Verano 2023… y tantas otras cosas. En fin, la misma vida acompañada por la VIDA.

Hoy estamos 21 hermanos, hijos e hijas que nos reunimos para compartir nuestra fe y alegría: “Él colma tu vida de bienes, y tu juventud se renueva como el águila”. Hemos alabado y bendecido esta Vida de nuestro Dios en la nuestra: “Bendecid al Señor, todas sus obras, en todo lugar de su imperio. ¡Bendice, alma mía, al Señor!”

“Como un padre cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles”. Y así ha sido el Señor con nuestros hijos que han compartido su Encuentro en la JMJ en Lisboa: Elena, Noelia, Claudia y… en la lejanía, por videoconferencia, Rebeca. Damos gracias a Dios por este Encuentro que nuestros hijos tienen con Él y con otros jóvenes. Se despierta en ellos una fe personal que irá poco a poco creciendo. ¡Gracias por vuestro compartir que nos anima y alienta a todos!

Este curso vendrá con las sorpresas del Espíritu Santo: nuevos lugares, nuevos hermanos, nuevas familias, nuevas situaciones, nuevas oportunidades para afianzar nuestra fe, para crear fraternidad, para lanzarnos a este maravilloso sueño de Dios que somos las familias. Sant 1, 1-12 -otra lectura de este Encuentro- nos invita a mirar más allá, «sabiendo que la autenticidad de vuestra fe produce paciencia; pero la paciencia lleva consigo una obra perfecta…”. Llamados a ser santos, Dios nos sumerge en esta aventura que es nuestra familia, que nos lanza y nos proyecta a otros para que reciban también la Buena Nueva.

Finalizamos, como cada Encuentro, con un compartir la cena de cada casa, siempre llena de cosas ricas, ricas.

Si alguno de vosotros está falto de sabiduría, que se la pida a Dios; pero que la pida con fe, que la da a todos generosamente.”

¡Hasta pronto, FAMILIAS!

Paqui y Jose

Comentarios cerrados.